1. El Presidente de la República de Guatemala, cumpliendo con su responsabilidad de velar por la salud pública en el contexto del peligro de contagio con el virus Covid-19, ha dictado medidas severas que limitan actividades públicas y privadas que superen las cien personas. Explícitamente incluye el Presidente las actividades religiosas entre las que caen bajo la restricción, aunque concluye su discurso pidiendo que oremos por Guatemala.
2. Por tanto en animo de colaborar con las medidas tomadas por las autoridades nacionales, comunicamos lo siguiente a todos los feligreses católicos del país
a) quedan suspendidas las eucaristías en que se prevea lleguen más de cien personas a partir de mañana 15 de Marzo, hasta que se autoricen
nuevamente
b) quedan suspendidos también losactos de piedad en que prevea la participación de más de cien personas. Esto incluye horas santas,
procesiones y viacrucis
c) se pide a todos los sacerdotes que celebren misas pro populo et pro patria desde mañana, sea en privado o con un grupo reducido de fieles
d) las iglesias pueden permanecer abiertas para que los fieles acudan a la oración, pero no con actividades programadas sino solo en visitas
personales al Señor
e) donde existan las capillas de adoración perpetua se insta a que mantengan e incrementen la oración por Guatemala
f) se exhorta a rezar a los sacerdotes y a los fieles para que este peligro grande que se cierne sobre nosotros cause el menor daño posible y para que actuemos con prudencia y responsabilidad, siguiendo las indicaciones que las autoridades vayan estableciendo.
3. Elevamos nuestra oración por las personas que trabajan en los centros de salud y pedimos prudencia y responsabilidad en la conducta de todos los católicos. Desautorizamos todo comunicado que no lleve la firma del presidente y secretario de la CEG. Que el Señor nos bendiga a todos y que María, Salud de los Enfermos, nos acerque a su Hijo en este tiempo de calamidad.
Guatemala 14 de marzo de 2020