Durante la Misa celebrada este jueves 28 de marzo en la Casa Santa Marta, el Papa Francisco animó en esta Cuaresma a volver a Dios “con todo el corazón”.

En su homilía, el Santo Padre realizó un fuerte llamado a la conversión al “escuchar la voz del Señor para no terminar con un corazón duro”.

El Pontífice advirtió que quien no escucha la voz del Señor por días, meses, años, se convierte como “la tierra sin agua” y se “endurece”. En esta línea, recordó el pasaje del Evangelio del día en el cual Jesús dice que “el que no está conmigo, está contra mí” y propuso interrogarnos cómo es nuestra fidelidad al Señor:

“Esta es la pregunta que hoy la Iglesia quiere que hagamos: ¿Perdí mi fidelidad al Señor? No, no, voy a Misa cada domingo -y añadió- Sí, si, pero esa fidelidad del corazón: yo he perdido esa fidelidad, o mi corazón es duro, es obstinado, es sordo, no deja entrar”, preguntó.

De este modo, el Santo Padre destacó que debemos preguntarnos si escuchamos “la voz del Señor hoy” porque “la Cuaresma es para esto, para volver a sembrar nuestro corazón” por lo que el Papa reiteró su invitación a no endurecer el corazón porque “cuando uno vive con el corazón duro, que no escucha al Señor, va más allá de no escucharlo y cuando hay algo del Señor que gusta, se deja al Señor con alguna excusa”.

Luego, el Papa se detuvo en el Evangelio de San Lucas para alertar sobre el riesgo de primero no escuchar al Señor y después de tener el corazón duro caer en “el último paso del cual ya no hay regreso, que es la blasfemia en contra del Espíritu Santo”.

“Jesús termina con otra frase que puede ayudarnos: ‘El que no está conmigo, está en contra mí’, dice el Papa, por lo que invitó a evaluar: “¿Cómo va mi fidelidad? o ¿Busco algún pretexto?” pero animó a no perder la esperanza.

Por ello, el Papa exhortó a regresar a Dios “con todo el corazón” porque el Señor es “misericordioso y compasivo” a pesar de que el corazón esté “duro como piedra” o incluso si en varias ocasiones lo has “desacreditado por no obedecer” el Santo Padre aseguró que “todavía hay tiempo”.

“Vuelvan a mí con todo el corazón”, dice el Señor, “porque soy misericordioso y compasivo: lo olvidaré todo”. Me importa que vengas a mí. Esto es lo que importa, dice el Señor. Y olvídate de todo lo demás. Este es el momento de la misericordia, es el momento de la piedad del Señor: abramos nuestros corazones para que Él entre en nosotros”, concluyó.

Evangelio comentado por el Papa Francisco:

Lucas 11:14-23
14 Estaba expulsando un demonio que era mudo; sucedió que, cuando salió el demonio, rompió a hablar el mudo, y las gentes se admiraron.
15 Pero algunos de ellos dijeron: «Por Beelzebul, Príncipe de los demonios, expulsa los demonios.»
16 Otros, para ponerle a prueba, le pedían una señal del cielo.
17 Pero él, conociendo sus pensamientos, les dijo: «Todo reino dividido contra sí mismo queda asolado, y casa contra casa, cae.
18 Si, pues, también Satanás está dividido contra sí mismo, ¿cómo va a subsistir su reino?.. porque decís que yo expulso los demonios por Beelzebul.
19 Si yo expulso los demonios por Beelzebul, ¿por quién los expulsan vuestros hijos? Por eso, ellos serán vuestros jueces.
20 Pero si por el dedo de Dios expulso yo los demonios, es que ha llegado a vosotros el Reino de Dios.
21 Cuando uno fuerte y bien armado custodia su palacio, sus bienes están en seguro;
22 pero si llega uno más fuerte que él y le vence, le quita las armas en las que estaba confiado y reparte sus despojos.»
23 «El que no está conmigo, está contra mí, y el que no recoge conmigo, desparrama.