Vidas de los Santos de A. Butler

(Fecha Desconocida) No conocemos la verdadera historia de Santa Regina, a la que menciona el Martirologio Romano como una virgen martirizada en el territorio de Autun. Las leyendas francesas nos la presentan como la hija de Clemente, un ciudadano pagano de Alise, en Borgoña. Su madre murió al darla a luz, y la niña fue entregada a una nodriza que era cristiana y educó a la criatura en la fe. Cuando Clemente descubrió eso, se negó a recibir a su hija en la casa y, por consiguiente, Regina regresó a vivir con su nodriza y se ganó el pan en el trabajo de pastora. Su belleza atrajo las miradas del prefecto Olybrius, quien, al saber que era de noble linaje, quiso casarse con ella. Regina se negó a aceptarlo y no quiso atender los discursos de su padre, quien trataba de convencerla para que se casara con un hombre tan rico. Ante la obstinación de la muchacha, el autor de sus días decidió encerrarla en un calabozo y, como pasaba el tiempo sin que Regina cediese, Olybrius desahogó su cólera haciendo azotar a la joven y sometiéndola a otros tormentos. Una de aquellas noches, recibió en su calabozo el consuelo de una visión de. la cruz al tiempo que una voz le decía que su liberación estaba próxima. Al otro día, Olybrius ordenó que fuera torturada de nuevo y que fuera decapitada después. En el momento de la ejecución, apareció una paloma blanquísima que causó la conversión de muchos. Este episodio invita a la comparación con la historia de Santa Margarita el 20 de julio.

A pesar de que no podemos confiar en lo que pretende ser la pasión de Santa Regina (impresa en el Acta Sanctorum sept., vol. III) su culto tiene que haber sido antiguo, puesto que el nombre de la santa figura en el Hieronymíanum. En tiempos recientes se descubrió que hubo una basílica dedicada a ella en Alise. Para eso, ver a J. Toutain, en Bulletin archéologique des Travaux historiques (1914), pp. 365-387. La leyenda se relata con lujo de detalles y algunas ilustraciones en el libro de F. Gringnard, La Vie de S. Reine a”Alise (1881).