La imagen del Cristo milagroso que el Papa Francisco visitó el 16 de marzo en la iglesia romana de San Marcelo para rezar por el fin del coronavirus, fue retirada de su altar y transportada a la Plaza de San Pedro para que pueda estar presente el viernes durante la bendición Urbi et Orbi del Santo Padre.

El periodista vaticanista Francesco Antonio Grana confirmó a CNA –agencia en inglés del Grupo ACI– que el crucifijo fue retirado este miércoles por personal del Vaticano a las 6:30 p.m. (hora de Roma) de la iglesia de “San Marcello al Corso”, que data del siglo V, para ser instalado temporalmente en la Plaza de San Pedro.